Posteado por: Serginho | diciembre 11, 2009

Conectado a 220…

Si hay algo por lo que pasamos más de una vez las personas que estamos bajo estudios del sueño son por las famosísimas y célebres polisomnografías… Pero, con qué se comen???

Sin irnos de mambo en la perorata técnica de las polisomnografías, que data hay mucha en la internéstor, y sino, consulte a su neurólogo amigo, las polisomnografías son unos estudios en los que te conectan un número importante de sondas por todo el cuerpo, principalmente en la cabeza, y donde analizan tu nivel de sueño… Entonces, hete aquí un pequeño FAQ (Frequently Asked Questions, que en castilla se resume como Preguntas Más Frecuentes) sobre las preguntas que MAS me han hecho:

¿Te lo hacen en tu casa? Ojalá! Con todo el asuntito de cableríos, equipos y bla bla bla, las polisomnografías te lo hacen en lugares especializados, en los que estás en un cuarto, un técnico te  cablea y te acomoda en la cama, y te acostás… Aparte, el ojalá incluye el hecho que uno extraña su cama (y más si es de dos plazas), donde uno se puede despatarrar a gusto.

¿Cuántas sondas son “muchas”? Son como 40, contando las veintipico de sondas que te colocan en la cabeza, te cablean la cara, el pecho, las manos, los brazos, el dedo índice con un brochesito marca “nonin” con una lucesita roja que hizo que se gane el apodo del “brochesito ET” ya que en la oscuridad hace que el dedo se ilumine totalmente de rojo, la nariz, y el cuello con un micrófono… Si, salvo el tujes, te cablean casi todo!!!! Y encima todo eso se conecta a una “cajita” que es la que se conecta a la máquina del operador…

Neo totalmente cableado

Si bien no es TAN así... así te sentís cuando te cablean para una "poli"...

¿Y cómo te colocan esas sondas? Algunas tienen una especie de esponjitas autoadhesivas, otras tienen algún mecanismo propio, pero la gran mayoría te las pegan con un pegamento un tanto raro, el cual aceleran el secado con un secador de pelo, y que te lo quitan con acetona… y con mi crines en formato “Roberto Carlos en la época de Mau-Mau”, aparte de tener cierta sensibilidad en el cutis craneano, dicho pegamento se ha ganado de mi odio, no sólo porque los restos del dichoso pegamento parezca caspa (Pityrosporum ovale, algo que aprendimos gracias a la publicidad de Triatop, para que no digan que la tele no es educativa), sino por el excesivo ardor que me produce la acetona, resultando incomprensible para los técnicos, ya que soy “al único que le pasa” (y como siempre… Todo me tiene que pasar a mí???!!!!)

Los más grandes éxitos de Roberto Carlos en Mau Mau

Mirámelo a Roberté y apreciá esos crines al viento... Si él los tiene, es cool, pero si los tenés vos sos un roñoso... y sacarte el adhesivo de la capocha es toooooodo un tema con los lopes así...

¿Y se puede dormir así? Aunque Ud. no lo crea (como diría Jack Pallance), SI, se puede!!! Obviamente después de revolear incontables veces los ojos y que pareciese que las ovejas sólo las transmiten en PPV (Nana, es demasiado grosa esa frase!), uno se duerme… casi seguro rendido del cansancio u otro motivo… Imaginen un viaje largo en colectivo o en avión en clase turista… Tarde o temprano caés.

¿Pero te podés dar vuelta y acomodarte a gusto? En este entorno, uno totalmente cableado, y que la bendita “cajita” se conecta POR CABLE a la computadora del operador, el acomodarse se vuelve una tarea casi faraónica, y generalmente, de la forma en que te acomodaste, te dormís, así de sencillo… Si la habré padecido ya que yo normalmente dormía (y a veces duermo) boca abajo, posición por demás incómoda para dormir…

Gato totalmente despatarrado

El sueño de todo narcoléptico es poder estar asi... pero olvídalo durante una polisomnografía!!!

¿Y si tenés ganas de ir al baño? Tal como cualquier mortal que está en una cama sin posibilidad de levantarse de la cama, la respuesta se reduce a la vieja, conocida y no tan agraciada “chata” con el opcional del “papagallo” para los caballeros. El procedimiento? En el cuarto tenés un pulsador a mano, el cual apretás; viene el técnico le comentás la situación, que puede entablarse como “mirá, necesitaría ir al baño, por lo que el técnico te dice el menú “papagallo o chata” en caso que seas hombre, o te diga el plato del día (de la semana, del mes, del año y de la eternidad…) “sólo chata” en caso de las féminas, también está la opción “pis o caca” un poco tosca, pero efectiva, y sin hablar de las finas y selectas frases “tengo que cambiar el agua de las aceitunas”, “tengo que liberar a willy”, o “tengo que despedir a un amigo del interior” (si, frases “finas como canapé de mondongo!!! Vió, doña???). Cabe aclarar que el desarrollo del diálogo depende pura y exclusivamente de la urgencia y nivel de “finura” de los interlocutores, generalmente el sujeto objeto del estudio, ya que los técnicos cierto grado de amabilidad traen intrénsico, gracias a dios…

Chata y Papagayo

La naturaleza siempre llama, y siempre hay que responder a su llamado... aunque a veces no sea tan confortable...

¿Y hay que ir de elegante sport, etiqueta o con traje de fagina? Generalmente, te dicen que te lleves “ropa cómoda para dormir”, lo cual EN TEORÍA se traduce en PIJAMA, los cuales por pudor me he comprado, y que ahora generalmente uso… Pero cuando te hacés habitué de estos estudios y empezás a charlar con los técnicos, te cuentan casos de gente con slips con elásticos estirados y bastante gastados, boxers en estado cuasi calamitoso, y que no faltan los que “yo duermo desnudo”, que obviamente les generan escozor a las técnicas, ya que NO son enfermeras… Por su comodidad y la integridad psíquica de los técnicos, si son miembros del género masculino, háganse un favor, no sean ratas, y cómprense un pijama! No hace falta que te compres unos de seda con bata haciendo juego allo Hugh Hefner, porque los de algodón no son caros (los eyelit arrancan en 50 pesos, pero se puede pilotear tranquilamente con boxer anatómico + remera de algodón, x ende, puede bajarse un poco más el presupuesto), no se van a sentir unos “pordioseros”, (tampoco como Hef, a menos que rompas el chanchito, te compres el pijama de seda cool y consigas el harén de blondas) y van a estar mucho más cómodos… y si se hacen una idea de cómo viene la mano, ganar un poco de comodidad por este lado, mal no viene, ya que se limita Y MUCHO por los otros flancos.

Hugh Hefner

Hugh Hefner, la elegancia en pijamas... Qué pasaría si estuviese con un slip con el elástico gastado, estirado y que ha sido almuerzo, merienda y cena de una horda de polillas???

¿Y esto te lo hacen de noche? A menos que tu ritmo de vida en Buenos Aires se rija por los horarios de Tokyo, si, el estudio se hace DE NOCHE!!! Salvo una variante de la “poli” que es el test de latencia diurna…

¿Y qué es eso del test de latencia diurna? Es una variante de la polisomnografía que agrega siestas predeterminadas, periódicas y de duración fija y “semicableado” (gracias a Dios!), ya que quitan algunas sondas y que generalmente sirve para detectar narcolepsia… Cuando yo me la hice, fueron 5 siestas de 15 minutos cada 2 horas. Y obviamente para los ratos en que estás despierto si no te llevás nada te aburrís como un hongo… Así que consejo: a llevarse libros, revistas, reproductores de DVD portátiles, laptops, (pero olvidate de tener güifí (wi-fi), ya que por los equipos ningún consultorio te pone wifi, ya que buscan evitar las frecuencias de radio al máximo) o cualquier otra cosa que te sirva de entretenimiento! En mi caso, los DVDs de la 1er temporada de The Big Bang Theory me hicieron muy bien, ya que llevé la laptop con cosas del laburo, y por los “cortes” que tiene la rutina, cuesta un huevo y medio entrar en ritmo. Así que ya saben, olvídense de poner a laburar el marote!!!

¿Y cómo son los resultados? Es una prolija carpetita con un resumen escrito “en difícil” por el médico acompañado con muuuuuchos gráficos con el detalle de los sondeos, que me parecieron muy parecidos a cuando el MERVAL está a la baja… Y uno se tienta a leerlo, porque por lo general esto es una carpeta prolijamente armada por computadora, por lo que, lo que escribe el médico es perfectamente legible desde el punto de vista grafológico, pero difícilmente se entienda algo médicamente hablando (si uno es un iletrado en cuestiones médicas)… Lo cual confirma una vez más que “a los médicos no se les entiende lo que escriben”, así lo hagan con el Word.

Y la última pregunta… ¿Y vale la pena hacerse este estudio? Si bien “jode” (y a veces mucho) el tema que tenés que dormir afuera, sin muchas comodidades amén de la predisposición del lugar en tener cuartos lindos, una cama cómoda, y que los técnicos le ponen la mejor de las ondas para que estés “lo menos incómodo posible”, porque saben que ni a palos vas a estar cómodo, SI… vale la pena… los resultados saltan “enseguida”.

En mi caso, cuando empecé con la peregrinación del problema del sueño y del cansancio, caí con un *médico clínico* (guiño guiño, como diría el jefe Gorgory), que resultó ser un IDIOTA IMPORTANTE al diagnosticarme “síndrome de fatiga crónica” con sólo unas pocas preguntas, y a recetarme fluoxetina (foxetin en la argentina, prozac en yanquilandia) y clonazepam (el famosísimo rivotril), y rematándola con un “venite el mes que viene, así vemos como andás” y “cualquier cosa me llamás para que te haga las recetas”… Esto “fuera de joda”, EVITEN A ESTE TIPO DE PELOTUDOS IMPORTANTES… El que te mediquen con psicofármacos alegremente no es joda, y en casos como estos, son peores los remedios que la enfermedad, porque si bien dormís, pasás a ser un zombie con muy poca capacidad de reacción. Bueno, volviendo a la anécdota, al buscar una segunda opinión, más específicamente el Doctor Germán Tombeur del Sanatorio Angelus, un SEÑOR DOCTOR, develó la verdad de la milanesa diciéndome que “la medicación para ese diagnóstico no está mal, pero la forma en que lo diagnosticó fue una fantochada”, por lo que me mandó derechito a hacerme una polisomnografía, y de ahí empezó el laburo intenso con los doctores Claudio Podestá y Néstor Napolitano, que aparte de ser eminencias en sus profesiones (neurología y otorrinonaringología), son dos grandes personas, ya que por lo menos a mí, notaron mis cagazos y mi completa ignorancia médica, siempre pusieron con total maestría, la mejor onda y la más absoluta tranquilidad las cartas sobre la mesa, por lo que son personas en las que confío plenamente. Por las dudas, los datos del “dizque médico” no los hago públicos para evitar bardos, pero tengan cierto cuidado si su médico tiene un coqueto consultorio sobre av. del libertador enfrente al CASI…

Y para ir redondeando esto, porque la verdad que hoy se me fue la mano y más de uno con total justeza tendrán ganas de irse a torrar, independientemente que sufran de narcolepsia o no (escucho a lo lejos “ABURRIIIIIIDOOOOOOOOOOOOOOOO!!!” o es sólo otro sueño hipoapnógico???), los voy despidiendo…

Ah, y por si no se dieron cuenta, esto va dedicado a los “docs” Claudio, Néstor y Germán por ir mas allá de su deber como médicos, como también a Cecilia, Roxana y Juan de e-Sleep, por bancarse a este moplo por unas cuantas noches y por la buena onda que recibí de ellos, amén que estaban haciendo su laburo…

Sin más, los saluda atentamente

Serginho

Posteado por: Serginho | noviembre 16, 2009

Colgado de las ramas…

Si hay algo que es bastante común en los narcolépticos cuando todavía no conocemos esa situación, y que muchas veces resultan por demás graciosas, pero otra veces un poco preocupantes, son los ataques de sueño, en donde se nos puede ver durmiendo en las poses más inverosímiles, como por ejemplo esta:

Perezoso colgado
Jacinto, un perezoso narcoléptico que gentilmente se ofreció para graficarnos en qué consiste un ataque de sueño.

Siguiendo por la temática graficada espléndidamente por Jacinto, uno (y hablo por quién está redactando estas líneas en este preciso instante), más de una vez fue víctima del sueño durante la EXTREMADAMENTE ARDUA tarea de prepararse para salir al colegio/facultad/laburo… No quiero destronar a Jacinto, pero si esos momentos hubiesen sido inmortalizados por la lente de una cámara, serían momentos Kodak, y el pobre Jacinto tendría que preocuparse en sacar el nuevo DNI de sus crías para cobrar los planes (y no saben lo difícil que es levantarse temprano!!!!).

Situaciones como parecer un robot desenchufado en medio de la faena de atarse los cordones (y cómo me daba cuenta que estaba atándome los cordones??? Simple!!! Me despertaba sentado, mirando al piso, con las manos colgando por su propio peso, con un cordón (generalmente el izquierdo) atado, y el otro no!!! Y ni hablar de dormirse en el “trono” haciendo “lo que todos hacen en el trono”… Dignísimo de rateada de operario fabril echándose una siestita a escondidas en los baños…

Por suerte, cuando uno empieza a tratarse estas situaciones empiezan a ser mas esporádicas, y menos extremistas, pero no dejan de ser a veces un tanto chuscas… ya que uno se queda “boyando”, revoleando los ojos. y que si nos cantan el arrorró estamos hechos (léase somnolencia en términos clínicos), y no falta el compañero con sentido del humor un tanto ácido y que al tono de Osvaldo Príncipi empieza a decir “Madura el Knock-out!”, pero por alguna circunstancia “volvemos” en sí…. y en otras, y en otras… mejor vean el video, que habla por sí solo:

Ah! Por las dudas y por suerte, NO, la falta de patitos en la hilera que pone en evidencia la nena NO son fruto de la narcolepsia…

Hasta la próxima!

Serginho

Posteado por: Serginho | noviembre 16, 2009

Buah, acabemos con esta farsa!!!

…Y en algún momento había que sacarte la pereza de encima y poner primera, no??? Acaso ud., Sr. lector cree que es algo sencillito sacarse la pereza??? Si??? Le resulta fácil??? Cómo lo envidio!!!

Porque en mi caso,  no es muy fácil que digamos!!! Y no, NO SOY VAGO Y NO PORQUE SÓLO YO ME CONSIDERE ASÍ!!! Aunque confieso que me gusta dormir a pata suelta cuando puedo hacerlo… Y a quién no le gusta eso???  Acaso ud., Sr. lector es de esa minoría que no disfruta del dormir a pata suelta??? Ah no??? Que le gusta dormir a pata suelta??? Y ud. no es un vago, y no sólo porque ud. no lo considere así, no???

Y entonces??? Cómo es esto que hay gente perezosa que no es vaga???

Mire (con tono al estilo de la *señora* Mirtha Legrand de Tinayre), hay gente en este mundo que tiene un *desorden* del sueño que se llama Narcolepsia, y esto hace que esta gente duerma más de la cuenta, pecando de perezosa y vaga per sé… Así que de a poco se irá enterando de qué se trata esto… vió???

Y dejando un poco de lado a la chiqui Legrand, y volviendo a ser yo, de a poco iré contando algunas anécdotas (que las hay por montones), y algunas cosillas más sobre esta enfermedad, pero con un tono más “para doña Rosa” (y no únicamente en un tono para mi santa madre, que dicho sea de paso se llama así), porque para tecnicismos y toda la perorata protocolar pueden consultar a un buen neurólogo especialista el sueño (como el mío… en la próxima consulta voy a ver el tema del cachet por publicidad en este blog); y porque por sobre todas las cosas, atrás de todo eso hay una persona, y si bien esta enfermedad no es el fin del mundo, hay que aprender a domarla y a llevarla, y por sobre todas las cosas, con un poco de buena onda, la cosa se vuelve mucho más llevadera.

Bueno, me retiro a mis apocentos a descansar, y nos bativemos en la próxima batientrada, por el mismo batiblog. (léase esto último al estilo de Juan Carlos Batman)

Serginho

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.